¿Qué hacemos?

Cosechamos alimentos con formas imperfectas y nos sentimos orgullosos de ellos, porque aunque algunos tengan formas caprichosas, son realmente sabrosos y sobre todo nutritivos. Nos apasiona la comida sabrosa en su estado más puro, es decir, mientras menos procesos innecesarios tenga mejor. Nuestros estándares de calidad a la hora de elegir un producto son varios; para empezar no aceptamos colorantes ni saborizantes artificiales así como conservadores. Pero eso es solo el comienzo, nuestras desiciones también se basan en las prácticas e ideologías de cada productor, cómo cuida su parcela, cómo alimenta a su ganado y que tipo de ingredientes utiliza para hacer sus productos.

¿Cómo lo hacemos?

1. Apoyamos

a los pequeños agricultores y ganaderos, a todos aquellos apasionados por la comida sana y bien hecha, así como a productores artesanales de bajo impacto que hacen alimentos de gran calidad.

2. Conservamos

Nos ocupamos de la conservación de variedades primitivas, apoyamos y desarrollamos hortalizas Heirloom.

3. Influimos

Nos tomamos muy enserio nuestro trabajo porque creemos que podemos influir colectivamente en la forma de cultivar, procesar y comercializar nuestra comida

¿Por qué comer productos de temporada y locales?

Comer productos de temporada tiene muchos beneficios ya que los alimentos han sido cosechados hace poco y cerca de tu casa manteniendo sus cualidades tanto de sabor como nutritivas.

Comercio justo
Calidad
Cosecha orgánica

Cuando uno consume alimentos que no están en temporada, estos tiene que ser enviados del otro lado del mundo, normalmente, se cosechan antes de que su propiedades gustativas este al máximo ya que deben de aguantar el largo viaje. En promedio los alimentos viajan 2,400 kilómetros para llegar al supermercado ¿imaginan cuanto combustible se usó para que esa verdura este en tu casa? como resultado tienen un alimento insípido, con menos propiedades nutritivas y que ha quemado una cantidad enorme de combustibles generando una huella de carbono grande para poder estar en el supermercado.

Creemos en el comercio justo

pagamos bien a todos aquellos que trabajan a nuestro lado y cuidamos cada hortaliza como si fuera la que nosotros vamos a comer. Comprando alimentos de temporada apoyamos al agricultor local, fomentamos un crecimiento económico en nuestra área y comemos mucho más sano y sabroso.